emprendimiento

Consejos para abrir un gimnasio exitoso

UBICACIÓN: LA PRIMERA ESTRATEGIA. La ubicación del gimnasio es una de las decisiones estratégicas que van a marcar todo el desarrollo del negocio en el futuro. Está demostrado que un porcentaje muy alto de los clientes, entre un 70 y un 80%, viven o trabajan en un radio no superior a 20 min de desplazamiento, por lo cual la ubicación de centro va a influir de forma decisiva en la clientela. Aspectos como la densidad de población, el nivel adquisitivo y la competencia son los factores que tradicionalmente se han tenido en cuenta a la hora de ubicar un gimnasio.

DISEÑO: ELEGIR EL ADECUADO. El diseño, la distribución, circulaciones, dimensionamiento de las salas y vestuarios, son otra decisión estratégica, y con estrategia queremos decir que si nos equivocamos nos costará mucho dinero solventar e incluso pueden dar al traste con el negocio. Tenemos que pensar que el centro se debe adecuar al modelo de negocio y a las necesidades de gestión, merece la pena invertir un poco más al principio y asegurarnos que en el futuro no vamos a estar condicionados por haber adaptado nuestro gimnasio a un local y no a la inversa.

COHERENCIA: EL MODELO DE NEGOCIO. Los modelos de gimnasios o centros de entrenamiento han evolucionado mucho en los últimos años y todos tienen mercado, lo importante es ser coherente con el modelo. Existen gimnasios tradicionales, grandes centros deportivos, cadenas de gimnasios, entre las que están los low cost, y centros boutique. Tú eliges cuál es tu modelo, pero ten en cuenta que un modelo de negocio no es sólo un logo y una carta de servicios, o sea no sólo imagen y propuesta de actividades son suficientes para definir el modelo de negocio de un centro, todo el plan de negocio debe confluir en una necesidad del mercado y en un público objetivo: ubicación, diseño, comunicación interna y externa, propuesta de actividades, servicios auxiliares, precio, personas, etc.

EL MECANISMO PARA GENERAR INGRESOS. Si hay algo indispensable e inaplazable en una empresa es generar ingresos, además un gimnasio o centro deportivo se nutre de ingresos pequeños, pero frecuentes y continuos. Por tanto, hay que tener un método que permita generar ingresos actuando sobre todos los pasos del proceso de venta: atraer clientes, captar clientes y fidelizarlos. El emplazamiento del centro y la comunicación, nos van a ayudar a atraer clientes potenciales, también está la posibilidad de hacer alguna campaña de apertura o preapertura que nos asegure iniciar el negocio generando ingresos desde su inicio y después la boca oreja hará su función. También debemos tener presente que Internet es el escaparate donde el cliente potencial va a mirar, informarse y comparar antes de decidirse a ir físicamente a la recepción del gimnasio. Una vez el potencial cliente llega al gimnasio por primera vez, si la web es buena tiene mucha información: sabe horarios, actividades, se ha hecho una idea del tipo de gimnasio que es y quizás sabe el precio o de alguna oferta concreta. Esta información previa del cliente es positiva, y debería traducirse en que, si se ha tomado la molestia de ir hasta nuestro centro, conociendo gran parte de las condiciones, esto significa de se deben cerrar gran parte de las ventas. Sin duda, si en todo este proceso de venta estamos asistidos por una buena web y por un sistema informático de gestión de ventas tendremos más posibilidades de éxito.

FIDELIZACIÓN: CORE DEL GIMNASIO. Por último, lo que va a asegurar la buena salud del negocio, y quizás lo más complicado, es la capacidad que tengamos de fidelizar al cliente.  Para esto la fórmula básica es asegurar con el servicio, o mejor dicho con la experiencia o vivencia que el cliente tenga del mismo, el cumplimiento de sus expectativas u objetivos en todo momento.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *